#7

El dia pintaba muy bien. Las abejas se estaban cambiando de traje mientras que los caballos navegaban por las oscuras aguas del pacifico medio. Pepino decidio que para poder aprovechar mejor su tiempo en la escuela de vegetales tendria que ir a fusilarse a alguna fruta, asomo por su ventana y vio a una papaya. Como nadie las queria penso que seria facil abarrotarla de hormigas hasta que encontrara su muerte.

Chocolate se dio cuenta de esto y llamo a bombon para proteger a la indomita fruta. Cuando pepino se acerco a papaya se dio cuenta de que no era ella, habia mutado y se habia convertido en cagada blanca, pepino volteo hacia atras, esto era algo muy grave, pero lo ultimo que pudo ver fue a chocolate y bombon cargando un pelador. Una berenjena que habia presenciado todo, escondida detras de un chicle comenzo a gritar con terror. La monos voladores llegaron a la escena rapidamente cargando vasijas de fuego, era el final de aquel bombon tan exquisitamente arenoso.

Juan se despierta. Habia sido un sueño extraño y sin sentido, tomo su chaleco y se dispuso a bajar las escaleras para ir a desayunar. Encontro el cereal en el mismo lugar de siempre, al igual que las cucharas y los platos, pero habia algo extraño. La leche estaba en otro compartimiento del refrigerador. -Alguien pagara por eso- penso. Se puso los huaraches y salio al mundo exterior.

El siempre se sorprendia de un mundo tan fantastico como aquel en el que vivia. Las maravillas que habia y las que faltaba por encontrar, era simplemente un mundo lleno de potencial, listo para hacer felices a todas las personas que ahi habitaban. Corrio hacia el horizonte, un horizonte lleno de brillo y calor. Corria como si no pudiera hacer otra cosa, era su destino, hasta que tropezo y se encontro cayendo vertiginosamente por un barranco. Era algo ironico, el se sentia como si estuviera detenido y el suelo fuera el que se acercaba a el a toda velocidad. No pudo hacer mas que cerrar los ojos.

Abrio los ojos en un lugar lleno de brillos, todo era blanco y todas las personas que ahi se encontraban sonreian como si las penas del mundo hubiera desaparecido. Recordo lo que habia pasado antes y supuso que se encontraba en el cielo. Fue y entablo platica con algunas personas que ahi se encontraban. Parecia algo extraño, todos decian ser rateros, violadores y asesinos. Si era el cielo donde se encontraba algo tenia que estar mal. Noto que todos los estaban viendo extraño, pero el comenzo a gritar por desespero. El queria ir a un lugar lleno de gente virtuosa y honesta, no el hoyo de ratas donde se encontraba. Escucho una voz.

-Muchacho te han mentido, el cielo y el infierno no existe. Todos venimos adonde mismo y estamos condenados a pasar la eternidad aqui, igual que si estuvieramos en la tierra pero sin la comodidad de saber que un dia moriremos. Pero ahora que estas aqui, teniamos tiempo sin que llegara un hombre joven como tu.-

Juan noto que todos los que estaban ahi lo habian rodeado, algunos ya se encontraban desnudos y con el pene bien erecto. Juan trato de correr pero no lo dejaban huir, se encontraba solo y a merced de todas esas personas, que habia recibido la oportunidad de hacer lo que quisieran sin castigos, por toda la eternidad. Los gritos de Juan se perdieron en las infinitas paredes de ese lugar, al igual que sus lagrimas y su sangre.

Anuncios
Published in: on octubre 21, 2007 at 11:37 pm  Dejar un comentario  

#6

La maldita luz me habia cegado momentaneamente. Lo mas extraño es que no habia sido el sol. El astro rey seguia inerte entre las nubes oscuras del cielo invernal. Ni siquiera las inamovibles montañas pudieron contener el poder y energia de ese resplandor que se propago a toda velocidad, quemando y consumiendo todo a su paso con fuego infernal. Escucho una risa malevola pero no logro ver a nadie riendose.

Nosotros nos encontrabamos en una cabaña cercana, siempre pensamos que al alejarnos de el conflicto podriamos vivir con un poco de paz, pero en pocos meses las tropas se movilizaron tan cerca de nosotros, que terminamos viviendo en el medio del conflicto, en el lugar donde se daria el ultimo ataque por el lado de ambas naciones.

El trueno fue ensordecedor, la tierra temblo como si tratara de quitarse algun malestar que la venia molestando desde hace ya mucho tiempo. Las bombas de luz se habian vuelto ya un arma muy comun entre las naciones en guerra, eran faciles de fabricar, y no servian para matar, sino para inutilizar, que visto desde cierto punto, era mucho peor.

Los dias pasaron, las bombas siguieron estallando, el clima se habia vuelto frio y seco, como si la naturaleza tratara de matar a todos los que nos encontrabamos en ese lugar, todos sentiamos que dios ya nos habia abandonado, pero habia que preguntarnos, ¿Cuando realmente nos acompaño? La guerra seguia su curso, con el paso de las semanas las bombas seguian estallando y los dañados por los efectos de estas parecian llenar las montañas, como si fueran arboles esperando una gota de agua que les diera vida nueva. La risa sigue presente y sin embargo no encuentro de quien proviene.

Las noticias llegaron.

En las ciudades no habia secuelas de la guerra, inclusive parecia que los conflictos armados no se acercaban, tal vez era el miedo de herir a la poblacion civil, la poblacion que pagaba su sueldo de soldados desechables. Una intensa lluvia comenzo a cubrir la region, era la primera vez en meses. ¿Podria ser la señal de que la guerra estaba por terminar, o tal vez la tierra queria cerrar los hoyos provocados por la mano humana?

La guerra se acrecento. Todos sentiamos que el dia final se acercaba, las detonaciones eran cada vez frecuentes a manera que el cielo por la noche permanecia iluminado por las bombas de luz.

El dia de ayer presenciamos algo para que lo que nadie nos pudo haber preparado jamas. Las primeras secuelas mortales de las bombas de luz. Los soldados llegaban con los ojos llenos de sangre, y en poco tiempo esta comenzaba a salir por todos los orificios de su cuerpo, como si quisiera huir de ese destino tan miserable, y dandoles asi, una muerte lenta y dolorosa. A nadie le parecia gracioso que una persona fuera drenada de su sangre, pero sin embargo seguia escuchando la misma risa que he estado escuchando desde hace ya mucho tiempo. La sangre la guardaban en recipientes de plastico, escuche que la iban a guardar para probar lo que podria provocar en una persona sana, y en ese mismo instante me amarraron de mis extremidades a una silla y me golpearon hasta que quede inconciente.

Hoy me levante con moretes en la cara y vi al doctor frente a mi con la sangre infectada en una jeringa. No podia moverme por las amarras ni gritar por las mordazas que estaban en mi boca. Seria el triste y unico expectador de como me inyectaban la muerte en mis venas mientras yo no podia hacer nada. El doctor acerco la jeringa a mi brazo, trata de forcejear pero era imposible, las amarras eran demasiado fuertes. Vi como la aguja paso a travez de mi morena piel, y senti mas terror cuando vi que el doctor presionaba la jeringa para que ese vil liquido entrara a mi cuerpo. La risa que habia estado escuchando se volvio mas fuerte.

Lo senti frio, comenzo a circular dentro de mi. Cuando lleno mis arterias y mis venas, cuando comenzo a tomar posesion de mi corazon, senti como se dilataban mis las pupilas de mis ojos, esos ojos que habian sido testigos del terror que fue mi vida. Mi cuerpo comenzo a temblar, incapaz de aguantar el veneno que en mi circulaba. El temblor se convirtio en vibracion y espasmos musculares. Las cuerdas que me mantenian prisionero de esa silla no aguantaron la presion y se rompieron. Cai al piso en estado de convulsion, el dolor era extremo y cada celular de mi ser pedia a gritos ser asesinada brutalmente para no tener que soportar tanto dolor.

Fue entonces cuando recorde quien era y donde me encontraba.

Martes 2 de Octubre del 2007. Es mi vigesimo cumpleaños, y lo festejo encerrado en un cuarto con colchones en las paredes, perteneciente a un psiquiatrico de la ciudad. Llevo alrededor de 7 años encerrado aqui, cuando en mi hogar no supieron que hacer conmigo decidieron que era mejor encerrarme y olvidarme, como si de un cancer se tratara. La razon de mi encierro es una muy comun. Sufro de alucinaciones, alucinaciones que llegan a tal extremo que termino en el piso jadeando y llorando por las convulsiones tan fuertes que ellas me ocacionan. Los doctores no saben a que se deben, y lo unico que pueden hacer por mi es inyectarme de una sustancia roja cada vez que sufro de una, estan esperando el dia en que llegue una muy fuerte y termine destruyendo mi cuerpo.

Muchas personas me han visto, y me han escuchado narrar estos destellos de luz que los doctores y las personas normales tachan de locuras y palabras de un enfermo mental, algunos dice que son visiones de un futuro lejano, otros dicen que son versos de un apocalipsis que podria suceder, mientras que otros simplemente las ignoran. Aunque al final todos se hacen la misma pregunta: ¿De donde vienen realmente?

Yo se la respuesta, pero no se la digo a nadie por miedo a que me manden a la silla electrica o me receten la inyeccion letal, siempre he tenido miedo que mi vida termine abruptamente, aunque sigo conciente que en cualquier momento puede suceder, uno nunca sabe cuando esta viviendo sus ultimos momentos.  Sin embargo mi situacion es mas peculiar que la de cualquier otra persona, ya que toda la culpa recae en ese demonio que siempre esta conmigo, unido por toda la eternidad por un cordon umbilical manchado de fuego y azufre que nos amarro desde el momento de mi nacimiento. El siempre se esta burlando de mi, y no soporto que se ria a carcajadas cuando comienzo a ver cosas mientras me convulsiono en el piso.

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:52 pm  Dejar un comentario  

#5

Me hallaba varado en medio de la nada. Extasiado porque el silencio estaba reventando mis timpanos, satisfaciendome y llenandome de un mudo dolor. Pensaba en muchas cosas, entre ellas la mas importante era la relacion con mi esposa. Una mujer a la cual odio profundamente y solo pensar que la encontre mutilada me llena de eterna felicidad. Aunque un detalle se escapaba; ¿Quien la habia dejado muerta en ese lugar?

Era obvio que yo me habia librado del cadaver, no sin antes propinarle algunos golpes de martillo en la cabeza y una excitante violacion necrofila, nunca habia sentido un orgasmo tan profundo y duradero, pero me estoy alejando de el problema principal. Yo tenia varios sospechosos, todos con su motivo, pero siempre les habia faltado la maldad suficiente como para cometer el acto.

El cartero la odiaba porque una ves lo acuso de mandar fotos de las señoras del area por correo, uno pensaria que es lo inmoral de esto, pues resulta que las fotos eran sin ropa y mientras copulaban con sus maridos, el cartero nego haber hecho todas estas cosas pero al final terminaron corriendolo de su trabajo y se ahorco en su casa. Creo que eso le evita sospechas.

Todas las vecinas la odiaban porque ella tan presuntuosa que era, provocaba amores donde no era debido, en los corazones de los esposos de las vecinas, varias veces la amenazaron de golpearla u ocacionarle algun mal pero a lo mucho que llegaron fue a golpes y manotazos, nosotros los vecinos siempre les dijimos que lo arreglaran con luchas en lodo en bikini pero nunca nos hicieron caso.

Al barrendero le dejaba la basura tirada, al lechero siempre le pagaba mal debido a que no era muy bueno con los numeros, a la señora de la tienda siempre le robaba cosas, inclusive su madre la odiaba porque en una ocacion la tumbo de las escaleras.

Segui pensando en todos los personajes posibles mientras caminaba, en como la habrian asesinado, tenia marcas de cuchillos, de martillazos, de golpes, e inclusive algunas quemaduras se asomaban sobre esa piel muerta. Estaba atardeciendo y todo se pinto de un color naranja brillante, rayando en el rojo. Deje que ese color tan espectacular empapara todo mi ser y abri los brazos aceptando mi destino de morir en ese desolado lugar. Cai al piso y senti como el calor del sol se escapaba y la frialdad de la noche golpeaba mis huesos con fuerza, en ese momento fue cuando recorde que el asesino de mi esposa era yo.

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:51 pm  Dejar un comentario  

#4

Fue entonces cuando desperto. Llena de coraje de dirigio a la recamara de Ricardo. El se encontraba en un sueño profundo, inalcanzable por las banalidades de la vida cotidiana a las cuales estaban sujetas todos los individuos de las naciones. Pero a ella no le importo, se sentia en su gran momento de lucidez, comenzo a mover a Ricardo, esperando levantarlo y asi demostrarle como se sentia ella debido a sus consecuentes faltas a su matrimonio. Ricardo parecia estar en el nirvana, ninguno de los movimientos de ella podia sacarlo de ese sobrenatural trance, hasta que ella decidio llamar a la caballeria, la caballeria por supuesto es un golpe a la cabeza con un fierro. Esto si lo levanto, y lo levanto de una manera exhaltante. Se paro inmediatamente y pregunto cual era el problema. “Es que ya no me haces caso como antes.” replico ella. A lo que Ricardo decidio mostrarle todo su amor. Se levanto y se baño sin decir palabra alguna,al salir noto que ella seguia humeando por el coraje que guardaba dentro de su corazon y que estaba ennegreciendo su alma. Se acerco a ella lentamente. Ella nunca habia temido de Ricardo, mas sin embargo este dia sentia miedo de lo que podria pasar.

Ricardo la miro a los ojos, recorrio su cuerpo con la vista, como si estuviera buscando el alma de ella dentro de ese cadaver de carne en decadencia, ella sostuvo la cara de el para mirarlo a los ojos, pero fue ahi cuando se percato de que el ya no era Ricardo, el millonario amoroso a quien le habia jurado amor eterno aquel cinco de agosto de mil ochocientos ochenta y cuatro. El se habia convertido en otra cosa, una bestia, un monstruo, una medusa que petrificaba a todos con su efimera mirada.Ella trato de evitar su mirada, pero se encontraba hipnotizaba por esos ojos de serpiente, Ricardo no parpadeaba, la seguia mirando fijamente, como si tratara de sacar algo de adentro de ella. El sonido del vidrio quebrandose inundo la calma de esa calle, todas las personas se asomaron por su ventana para encontrarse que el sonido venia de la casa de aquella amable pareja millonaria. Ricardo saco algo de su bolsillo, parecia una piedra afilada con caracteres extraños grabados en la empuñadura, una empuñadura manchada de un color carmesi que asemejaba al liquido vital que en esos momentos hervia en el cuerpo de ella.Ricardo no se hizo esperar, comenzo a escupir palabras, forzadas por la situacion en la que se encontraba.

“Tu no eres aquella persona quien prometio acompañarme hasta la muerte, tu no eres nada mas que el reflejo de la codicia e ignorancia de todas las personas que viven en este mundo, yo no soy nada mas que un agente enviado aqui para limpiar las impurezas de este mundo, impurezas creadas por gente como tu, para tratar de mantenerse siempre vivas, siempre jovenes, siempre ricas, inmortales como las piedras que conforman a este mundo”. Ella trataba de contestarle con algo pero sabia que era cierto, todo el amor y el cariño incondicional habia sido intercambiado por monedas de oro, objetos lujosos y comidas en restaurantes caros. Ella sabia que todo era cierto, y los petalos de rosa cayeron al piso para no levantarse jamas.

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:50 pm  Dejar un comentario  

Dejen les cuento algo de donde vivo que es muy ya sabido pero que nos lo recuerdan diario nomas para que no se nos olvide:

La gente es muy especial.

Cada dia es una lucha eterna por superarse, con la gracia que solo un angel podria tener, pero esa gracia divina que solo dios otorga, las personas aqui son mas misteriosas que un cuento de Allan Poe, pero mas asquerosas que un chiste de Chespirito.

Cuando maneja la gente, es como si el angel guardian agarrara el volante y manipulara el carro todo el camino, simplemente sin palabras, todavia no me explico porque hay tantos vehiculos si calles no hay, y los topes los fabrica el gobierno como si todos manejaramos una camioneta de trabajo (una de esas Cheyenne o Lobo, ya sabran ustedes las que mas se les antoje). Somos un peligro para la sociedad mexicana como la conocemos.

Los jovenes son de la mas alta calidad, el tipo de calidad que una ciudad donde el que es superior (o macho alfa) es aquel capaz de irse un verano a londres, y decir que todos alla son unos idiotas porque al pasar te dicen buenas tardes.

La verdad no me gusta hablar de yo ni de tu, menos de aquel, pero aqui todos sabemos que el que habla se arriesga, ya ni siquiera tienes que hacer accion alguna, el peligro cuando hablas es tan grande que haria llorar a bruce willis sin pensarlo por un momento, tan tetrico y maligno que el Necronomicon no tiene nada contra un niño sinaloense de 10 años.

Y no me gusta exagerar cuando digo que la gente aqui es tan mala que harian temblar con escalofrios al propio diablo, como si trataras de mandar al cielo a Balfegor o a cualquier demonio que le reze aqui la comunidad metalera. Ah si, quemar iglesias ya casi se convierte en deporte, lo malo es que el premio es aparecer en la revista de $5 pesos que nadie lee a pesar de poner imagenes pornograficas y noticias sensacionalistas.

Aqui todos son escritores, poetas, compositores, virtuosos musicos, fotografos profesionales, diseñadores graficos, altos agentes en el ajetreado mundo de la moda, quimicos farmacobiologos, panteoneros, investigadores paranormales, teologos reconocidos, pero a la vez nadie sabe nada.

Muchas veces alguien tan obtuso como yo no sabe si reir o llorar con la calidad de gente que uno se encuentra aqui, calidad de gente que desde la niñez se va demostrando mediante insultos e intercambio de violencia fisica. Por lo tanto uno mejor toma el voto de la apatia, aunque tambien aqui todos son apaticos e introvertidos-extrovertidos. Todos son todo.

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:49 pm  Dejar un comentario  

Yo no uso corrector de ortografia y gramatica, eso es para la gente que quiere dar falsas impresiones.

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:48 pm  Dejar un comentario  

#3

Y en cuanto me levanto lo primero que veo es a la muerte encapuchada. No era un buchon pendejo que me iba a raptar, era la muerte que ya venia por mi.

“Es que eres muy puto” me decia. Pero pues yo que chingados le voy a hacer. Si la gente es pendeja es pendeja, yo no tengo nada que ver con eso, que se los este recordando con cada paso y respiro que dan en su microexistencia en este planeta no es mi culpa, asi nos funciona el cerebro a varios y ni que hacerle.

Imaginese usted lector, convivir con personas que creen que tener dinero es sinonimo de tener educacion. Los cabrones pueden comer con las patas, pero como usan calcetines caros creen que todo se les perdona. “Meras marionetas del corporativismo actual, y ni que hablar del imperialismo norteamericano”. Globalizacion le dicen por ahi, pero yo le digo mas ‘pendejez en masa’.

Es como toda la raza que salio corriendo a comprar el producto cagon ese Fatache o Fataway, sabra la verga cual de los dos era, ahi te va un metodo mas barato: Levanta tu pinche culo gordo del asiento y vete a hacer ejercicio.

Pero de todos modos no convenci a la muerte, me dio vueltas por el infierno y al final mi castigo fue seguir vivo. Si que sabe como castigar el culero de arriba, o el de abajo, ya nadie sabe, depende de por donde le hagas plegaria.

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:47 pm  Dejar un comentario  

#2

Todo el mundo se preguntaba cual podria ser el problema de aquel muchacho, cuando la gente se le acercaba para hablar con el murmuraba cosas en lenguaje que nadie entendia, lo invitaban a jugar y se iba corriendo precipitadamente, cuando iban a visitarlo a su casa nunca abria la puerta. Todas estas cosas daban vueltas en la cabeza de todo el pueblo pero nadie se atrevia a preguntarle que era lo que tenia en contra de todos ellos.

Hasta que lo decidieron.

Un dia muchos se quedaron esperando a que se fuera de su casa, todos querian saber que era lo que el escondia, o por lo menos encontrar una justificacion a ese comportamiento tran extraño. Cuando se fue forzaron la puerta pero no funcionaba, hasta que llego alguien y la abrio de una patada. Cuando voltearon para felicitarlo todos negaron haberlo hecho, probablemente le dio pena al que lo hizo.

Entraron y todos parecia normal, inspeccionaron la casa cuarto por cuarto, encontraron una sala, un comedor, una cocina, un patio pequeño con maquinas para lavar ropa, un baño y un cuarto donde habia una cama, un espejo y una ventana. Todos se sorprendieron de que todo fuera tan acogedor, especialmente porque por fuera se veia un poco mas grande, “Es por la perspectiva” dijo alguien, pero de nuevo, nadie supo con certeza quien habia dicho eso.

Cuando terminaron de dar rondas por la casa se percataron del tiempo, habia pasado un poco menos de una hora y probablemente aquel muchacho estaria por regresar ahi. Empezaron a buscar la puerta de salida pero era extraño, cada vez que entraban a un cuarto o una seccion de la casa las ventanas parecian desaparecer, y al regresar al anterior tambien se encontraban con que las ventanas no estaban ahi. Poco a poco y sin que lo notaran todos los muebles se desvanecieron hasta que se encontraron en medio de un gran cuarto. Todos estaban asustados ya que no sabian que era lo que estaba pasando ahi, comenzaron a notar que todo el piso estaba a desnivel y que en medio del cuarto habia una sola rejilla.

Comenzaron a escuchar voces que provenian de atras de las paredes, y repentinamente aparecio aquel muchacho dueño de la casa a la que habian entrado sin permiso. Pero algo en el era diferente, sus ojos se habian tornados negros como la noche y sus dedos parecian estar afilados como cuchillos. Se sentia un gran temor en el aire y nadie atinaba a decir una sola palabra. Solo una frase se escucho en el fondo “¿Para que sirve la rejilla que esta en medio del cuarto?”

Fue entonces la primera vez que escucharon la voz de ese muchacho, una voz tan grave que parecia espectral: “Es para sacar el agua con el que limpio la sangre.”

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:46 pm  Dejar un comentario  

#1

Todo comenzo una oscura noche de verano. Se escuchaban los maullidos de un gato que estaba en las inmediaciones de aquel gigantesco parque. El protagonista habia ido a caminar antes de que anocheciera pero se perdio entre los arboles y ahora no encontraba la manera de regresar a su hogar. Cada vez el cielo se tornaba mas negro y un sentimiento de inseguridad envolvia su ser como una serpiente a su presa.

De repente el maullido callo, seguido de un chillido sobrenatural, el protagonista comenzo a desesperarse y en su imposibilidad de hacer algo, comenzo a correr hacia lo que el consideraba una luz, una luz que le traia esperanza de escapar de ese lugar tan macabro.

Corrio sin parar durante algunos minutos cuando por fin llego a la luz, eterna dadora de esperanza, ese faro brillaba con un candor que llenaba su alma de confort y alegria. Se encontraba ahora en la salida del parque, las luces de la ciudad brillaban frente a el junto con el sonido del ajetreo diario. Volteo hacia el parque de donde venia y no podia imaginar nada mas que figuras extrañas bailando en la oscuridad. Trato de sacar esas imagenes de su cabeza y regreso su mirada a la ciudad, con su iluminacion artificial tan llena de colores. Pero al regresar la mirada noto algo diferente, seguia escuchando a las personas hablar y los carros pasar, mas sin embargo el no podia ver a nadie. La sudoracion comenzo junto con los gritos de desesperacion, estando arrodillado en el piso, tratando de saber que era lo que estaba pasando, comenzo a escuchar los maullidos de un gato, que lentamente se acercaban a el.

Published in: on octubre 21, 2007 at 10:45 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,