#4

Fue entonces cuando desperto. Llena de coraje de dirigio a la recamara de Ricardo. El se encontraba en un sueño profundo, inalcanzable por las banalidades de la vida cotidiana a las cuales estaban sujetas todos los individuos de las naciones. Pero a ella no le importo, se sentia en su gran momento de lucidez, comenzo a mover a Ricardo, esperando levantarlo y asi demostrarle como se sentia ella debido a sus consecuentes faltas a su matrimonio. Ricardo parecia estar en el nirvana, ninguno de los movimientos de ella podia sacarlo de ese sobrenatural trance, hasta que ella decidio llamar a la caballeria, la caballeria por supuesto es un golpe a la cabeza con un fierro. Esto si lo levanto, y lo levanto de una manera exhaltante. Se paro inmediatamente y pregunto cual era el problema. “Es que ya no me haces caso como antes.” replico ella. A lo que Ricardo decidio mostrarle todo su amor. Se levanto y se baño sin decir palabra alguna,al salir noto que ella seguia humeando por el coraje que guardaba dentro de su corazon y que estaba ennegreciendo su alma. Se acerco a ella lentamente. Ella nunca habia temido de Ricardo, mas sin embargo este dia sentia miedo de lo que podria pasar.

Ricardo la miro a los ojos, recorrio su cuerpo con la vista, como si estuviera buscando el alma de ella dentro de ese cadaver de carne en decadencia, ella sostuvo la cara de el para mirarlo a los ojos, pero fue ahi cuando se percato de que el ya no era Ricardo, el millonario amoroso a quien le habia jurado amor eterno aquel cinco de agosto de mil ochocientos ochenta y cuatro. El se habia convertido en otra cosa, una bestia, un monstruo, una medusa que petrificaba a todos con su efimera mirada.Ella trato de evitar su mirada, pero se encontraba hipnotizaba por esos ojos de serpiente, Ricardo no parpadeaba, la seguia mirando fijamente, como si tratara de sacar algo de adentro de ella. El sonido del vidrio quebrandose inundo la calma de esa calle, todas las personas se asomaron por su ventana para encontrarse que el sonido venia de la casa de aquella amable pareja millonaria. Ricardo saco algo de su bolsillo, parecia una piedra afilada con caracteres extraños grabados en la empuñadura, una empuñadura manchada de un color carmesi que asemejaba al liquido vital que en esos momentos hervia en el cuerpo de ella.Ricardo no se hizo esperar, comenzo a escupir palabras, forzadas por la situacion en la que se encontraba.

“Tu no eres aquella persona quien prometio acompañarme hasta la muerte, tu no eres nada mas que el reflejo de la codicia e ignorancia de todas las personas que viven en este mundo, yo no soy nada mas que un agente enviado aqui para limpiar las impurezas de este mundo, impurezas creadas por gente como tu, para tratar de mantenerse siempre vivas, siempre jovenes, siempre ricas, inmortales como las piedras que conforman a este mundo”. Ella trataba de contestarle con algo pero sabia que era cierto, todo el amor y el cariño incondicional habia sido intercambiado por monedas de oro, objetos lujosos y comidas en restaurantes caros. Ella sabia que todo era cierto, y los petalos de rosa cayeron al piso para no levantarse jamas.

Anuncios
Published in: on octubre 21, 2007 at 10:50 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://amorfismos.wordpress.com/2007/10/21/4/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: