Y me encontraba todo sucio y manchado cual prostituta a la que le acaban de eyacular en la cara sin pena y sin castigo. La lluvia seguia latente y su fiereza aumentaba con el crujir de las nubes. Seguramente era la peor lluvia de la temporada y segun los pronosticos el clima estaria asi por varios dias. Ni que hacerle. Segui corriendo tratando de evitar los charcos que se formaban, y en los cuales los carros aprovechaban para pasar a toda velocidad, esperando mojar a algun incauto que se cruzara en su trayectoria.

(más…)

Published in: on diciembre 23, 2007 at 11:14 pm  Dejar un comentario