Hoy el sol se oculto demasiado temprano. Las nubes oscuras aceleraban sobre el techo de mi casa y los cuervos volaban a todas direcciones, sin decidirse a ir a un lugar en comun. Me asome por mi ventana y ahi estaba ella, tan grande y lejana como siempre, el amor eterno que nunca pude ni podre tener jamas. La observe con detenimiento durante varios minutos, absorto en su belleza, hipnotizado por su cara blanca y palida, su perfecta redondez.

Un gato comenzo a maullar. Me levante de mi asiento y me dirigi a lavarme la cara. La tierra y la suciedad caian en abundancia, tenia tiempo encerrado y no me percataba de que mi aseo personal cada vez era mas pobre, si ella me hubiera visto en ese momento probablemente la distancia entre ella y yo creceria de manera alarmante, preferi no pensar en eso ya que mis muñecas comenzaban a escurrir sangre con solo dedicarle un momento al tema.

Me cambie de ropas a unas mas apropiadas para la ocacion, la noche en que los espiritus regresarian a la tierra era hoy y no queria llegar tarde a mi cita con los espectros del mas alla. Acomode la Ouija y encendi algunas velas que reposaban en craneos de pequeños animales domesticos. Comence a recitar palabras en latin y note que la iluminacion de las calles ceso. Estaba en el camino correcto.

Comence con una oracion basica sacada de una pagina de Satanismo que encontre navegando por internet, pero no sucedia nada fuera de lo normal. Me concentre en el medio de la tabla y segui repitiendo las palabras una y otra ves durante varios minutos. Comence a sentir que alguien me observaba pero no le di mucha importancia. Segui repitiendo la oracion durante cinco minutos hasta que escuche pasos en torno a la mesa, me detuve a observar si veia a alguien pero al no ver nada volvi a enfocarme en la tabla.

Ahora comence con la lectura de algunos textos que trataban sobre el anticristo y su llegada a la tierra, tal vez eso pondria una atmosfera mas tetrica y al fin apareciera alguien. El libro hablaba sobre como los angeles caidos influenciaban nuestras acciones todos los dias (o al menos hacian el intento) y todo lo malo que pudieramos hacer solo les daba mas control sobre nosotros, y las acciones buenas, les restaban poder a su vinculo con nosotros, supuestamente cada quien esta vinculado con algun demonio, algunos mas poderosos que otros, pero al final todos son demonios.

Segui leyendo el libro, ahora el tema era la venida del gran señor satanas a la tierra. El llegaria con forma humana y ocacionaria guerras y resurgiria la peste, habria una gran lucha social entre la iglesia y los filosofos y que de esa lucha se derivaria el ganador del dominio sobre la tierra, siendo satanas o los humanos los dos contendientes. Mientras continuaba leyendo escuchaba voces que gritaban con baja intensidad, se escuchaban palabras que no comprendia, habia conversaciones entre muchas personas, y algunos con una voz espectral, quise poner atencion a lo que decian pero no podia distinguir ninguna de las palabras.

Entre el mar de palabras y ruidos que escuchaban, continue leyendo. Encontre un parrafo que me gusto mucho dentro del libro que decia asi:

“Señor Satanas amo de los infiernos,

regresa a la tierra donde añoramos tu presencia,

haz que todos los eclesiasticos corten sus venas,

y la virgen una vez mas derrame lagrimas de sangre.”

Me gusto tanto que lo comence a repetir una y otra vez. Al principio no notaba nada fuera de lo normal, pero despues senti que un frio azotaba mis huesos, las flamas de las velas comenzaron a reducir su intensidad y el piso comenzo a temblar un poco. Todo se detuvo por algunos momentos y escuche gritos de dolor pero fuera de la casa. Me asome por la ventana pero no podia distinguir nada, una gran bola de fuego nublaba mi vista y me impedia ver que era lo que estaba sucediendo.

Regrese a la mesa y tire el libro al piso, escuchaba risas en diferentes tonalidad pero no parecian venir de ningun lado. “Esto es un fraude” murmure. Todo parecia normal, a excepcion de los pasos, las risas, algunos platos rotos y manchas extrañas en el techo, ninguna de ellas fuera de lo normal. Apague las velas y regrese a mi cuarto, y ahi estaba ella en toda su grandeza, la luna, mi silenciosa amante incondicional. La observe por un largo rato sin emitir palabra alguna, los gritos de dolor de la calle destruian mis ganas de recitarle un poema, o escribirle una cancion. Cerre las cortinas y me puse los audifonos, tal vez el diablo quiera salir a jugar mañana, pero hoy fue un dia mas.

Anuncios
Published in: on enero 27, 2008 at 2:52 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://amorfismos.wordpress.com/2008/01/27/17/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: