Mercenarios Parte Uno

-¡Disparen malditos desgraciados, róbenme la poca vida que me queda y déjenme abandonado en este pedazo de tierra olvidado por Dios!

Dijo mientras abría sus brazos, formando una cruz con su propio cuerpo.

-¿Qué esperan para hacerlo? ¿O ahora resulta que les da miedo lo que puedan provocar con sus primitivos actos? Es mejor que se apuren porque si no, me voy a ir caminando de aquí, y si me van a disparar prefiero que sea de frente para que nuestras miradas se crucen y nunca olviden mis ojos.

Siguió gritando con potencia, pero los hombres no hacían caso alguno. Lo seguían observando, como si estuvieran esperando a que el solo se diera el tiro de gracia.

(más…)

Published in: on abril 7, 2008 at 12:37 am  Dejar un comentario