Estaban los tomatitos muy contentitos, cuando llego el fuerte y no se defienden. El fuerte comenzo a golpear con furia y determinacion a los tomates, quienes solo se limitaban a observar la masacre sin poder hacer nada al respecto. El fuerte seguia aplastando a los tomates entre sus manos, carcajeandose de su gran fuerza, cuando se da cuenta de que esta siendo observado por una fuerza superior.

-Mama te juro que esto no es lo que parece.

Dijo con terror en su voz.

-A mi me parece que otra vez te atrape aplastando verduras. Hijo, ¿Cuando vas a comprender que ya no eres un niño y que te tienes que empezar a comportar como un hombrecito? Estoy harta de que siempre estes jugando e imaginando cosas, ¿Porque no ayudarme en algo productivo como barrer la casa o lavar los platos? Me estoy cansando de tu actitud soñadora.

Mientras su madre le decia esto Luis bajaba la cabeza con resignacion. Era una platica que habia tenido muchas veces con su madre, pero el se negaba a abandonar sus sueños. Ambos regresaron a su casa despues de seguir paseando por el centro comercial un rato mas. Al caer la noche su madre le cocino la cena y lo mando a dormir.

El se encontraba acostado, observando el techo con detenimiento a pesar de ser este liso y monocromo.

-Me pregunto que pasara si abandono mis sueños.

Luis volteo a un costado de su cama. Habia un hoyo oscuro al cual no se le veia fondo. Se levanto para tratar de observar el fondo. Todo seguia estatico, hasta que pudo distinguir una luz que se acercaba velozmente. Luis sabia que si se quedaba viendo la luz se estrellaria con su cabeza sin saber las consecuencias, fuera de una horrible muerte. Asi que se hizo a un lado a esperar que pasara.

La luz demoraba mucho en salir, Luis seguia mirando con expectacion, pero al cabo de alrededor de 10 minutos comenzo a impacientarse.

-Maldita luz, ¿porque mierdas tarda tanto en salir?

Asomo la cabeza de nuevo al tunel y en ese momento la luz paso a toda velocidad por un lado de el, dejandolo cegado momentaneamente con su poderoso resplandor. Luis grito fuertemente por algunos momentos y sintio que fue empujado hacia atras bruscamente. Trataba de cubrir su cara con sus manos, seguia aterrorizado por lo que la luz le habia hecho pero se encontraba mas preocupado por no poder ver nada.

Seguia tirado en el piso cuando escucho que alguien abrio la puerta. Presto mas atencion y siguio escuchando unos pasos acelerados que se dirigian hacia el. Contuvo la respiracion momentaneamente y sintio que lo golpearon en la cabeza.

-Luis abre los ojos.

Dijo una voz con coraje.

-¿Tu quien eres?

Replico Luis con voz temerosa.

-¿Que si quien soy? Soy tu madre y abre los ojos antes de que te devuelva a la cama a golpes. Otra vez estas causando un alboroto por nada y no me permites descansar, ¿Que no vez que tengo que levantarme mañana temprano? Claro a ti no te importa nada, solo le pones esmero a esa imaginacion tuya, como si fueras a ser un niño para toda la maldita vida. Ya me tienes harta. Acuestate en la cama y duermete y ya no hagas mas ruido que quiero dormir y dios sabe que me lo merezco, ¿Entiendes?

Luis en este momento abre los ojos y se encuentra con su mama, con una cara de enojada que el nunca habia tenido la desafortunada suerte de conocer.

-Esta bien mama.

Su madre salio del cuarto y estrello la puerte, profanidades podian escucharse siendo murmuradas en la distancia. Luis se sintio indiferente. Su madre llevaba rato molestandolo con ese tipo de comentarios pero a el no le importaba. El, junto con el poder de su imaginacion, llegarian muy lejos, donde nadie los podria detener jamas. Luis trepo a la cama de nuevo. Cerro los ojos y se dispuso a dormir.

Paso un rato con la mente en blanco, dejando que el recomfortante silencio del cuarto invadiera su cuerpo por completo. El trataba de dormir, pero le parecia imposible, el sentia que alguien o algo lo observaba. Trato de ignorar la fuerza que se ejercia sobre el, pero escucho una voz muy tenue.

-Luis, ven conmigo.

Era una voz femenina y hermosa. Pero Luis decidio ignorarla. Un regaño en una noche era suficiente.

-Luis, abre la ventana, quiero hablar contigo.

Luis realmente no queria continuar la conversacion. Pero decidio que al menos veria quien le estaba hablando. Asi que abrio los ojos y dirigio la mirada hacia la ventana. Su sorpresa fue enorme al ver de quien se trataba. Era la mujer mas hermosa que habia visto en su vida. Era alta, de tez blanca como las nubes, ojos azules como el mar mas profundo y cabello negro como la noche, que rodeaba sus hombros como si de cataratas se tratara. Luis suspiro profundamente al ver tal belleza tan cerca de el. La mujer se encontraba flotando majestuosamente, por fuera de su ventana, como un angel lo hace en el indomito cielo. Su rostro le inspiraba seguridad y calor. Luis decidio abrir la ventana para ver mas de cerca a la mujer.

-Luis ven conmigo.

Luis tartamudeo un poco, tanta belleza le provocaba dificultad para articular palabras correctamente. Respiro fuerte y trato de contestarle.

-No puedo ir contigo, eso significaria abandonar a mi mama.

La mujer sonreia mientras le hablaba, sus ojos lo invitaban a dejar atras todo y comenzar una nueva vida.

-Tu madre no te apoya, tu madre quiere que te conviertas en algo que tu no quieres ser. Ven conmigo, donde yo vivo todas las personas pueden realizar sus sueños y viven felices por ello. Tu madre estara bien y cuando desees puedes volver a visitarla. Pero me temo que esta es tu unica oportunidad de irte de aqui, si me voy, ya no volvere. Entonces que dices, ¿Vienes conmigo o te quedas a vivir una vida sin imaginacion y sueños, destinado a siempre ser parte del monton y donde nunca se te dara oportunidad de ser quien realmente tu quieras.

Luis penso por un momento en su madre, pero la oportunidad que esa hermosa mujer le presentaba le sonaba mucho mejor que cualquier cosa que el lugar donde vivia podria ofrecerle. Se sintio algo triste por abandonar a su madre, pero la promesa de ser feliz por siempre y poder hacer lo que el quisiera, lo impulsaron a seguir adelante en su decision.

-Muy bien, ire contigo.

Dijo Luis en un tono decidido y lleno de valor.

-Salta hacia mi Luis, juntos nos iremos muy lejos de aqui. Solo tienes que saltar y abrazarme y todo estara bien.

A la mañana siguiente, muy temprano. La puerta de la casa de Luis sonaba fuertemente, como si alguien la golpeara con violencia, intentando casi derrumbarla de su sitio. La madre de Luis bajo las escaleras en su ropa de dormir. Limpiandose las legañas con las manos. Abrio la puerta y se encontro con su vecino de enfrente.

-Hola Carlos, ¿Cual es el problema?

-Señora, con toda la pena del mundo, creo que hay algo que usted deberia de ver.

-Las facciones de la madre de Luis dejaron ver asombro y preocupacion al mismo tiempo. ¿Que podria ser tan importante que ameritara levantarla tan temprano por la mañana? Siguio a su vecino hasta su patio, donde estaba el resto del vecindario. Observo que habia un circulo de personas en torno a la ventana de Luis.

-¿Que habra hecho este muchacho ahora?

Se pregunto mientras la gente se movia para dejarla pasar. Al llegar al medio del circulo su inquietud se convirtio en un miedo desgarrador. Pudo observar claramente a Luis tirado en medio del circulo de personas. Corrio apresuradamente para ver a su hijo y fue cuando se dio cuenta de que este yacia frente a ella sin vida y con el cuello roto. La madre de Luis abrazo con fuerza el cadaver de su hijo y comenzo a llorar.

Anuncios
Published in: on mayo 21, 2008 at 6:23 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://amorfismos.wordpress.com/2008/05/21/32/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: