El disparo los hizo levantar el vuelo. Un enjambre de aves dirigiéndose a toda velocidad, tratando de escapar de cierto peligro que las acosaba. Un nido cayo al piso, rompiendo brutalmente la cubierta protectora de ese ser que se encontraba en tierna formación. Martha tomó los restos del cascarón entre sus manos y los frotó en su brazo, que presentaba una raspadura leve.

 

Se padre de acerco y le pregunto porque había hecho eso. “Me ayuda a soportar el dolor”, dijo ella con una voz tierna. Su papa colocó su mano en la frente de la pequeña. “Hija, ¿Tu cáscara de huevo te ayuda a soportar este dolor?” Dijo su padre en tono comprensivo. “¿Cuál dolor papi?” Pregunto ella con voz tierna.

 

Una segunda bandada de pájaros voló hacia el horizonte, huyendo con horror de ese lugar.

Anuncios
Published in: on septiembre 3, 2008 at 11:58 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://amorfismos.wordpress.com/2008/09/03/33/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: