Terror en el supermercado

Ella se encontraba caminando lentamente por los pasillos del supermercado REY cuando recibió un mensaje en su celular: “No se te olvide traer la piña para las bebidas”. En el momento en que termino de leer dicho recado recordó súbitamente la verdadera razón por la que se encontraba en ese lugar.

Giró en dirección al pasillo de las frutas y en cuestión de segundos ya tenia frente a ella el húmedo aire de la máquina que enfriaba los vegetales en exhibición. Siguió avanzando mientras buscaba furtivamente con su mirada. Manzanas, peras, naranjas y… Ahí estaban las piñas. Se acercó con seguridad pero se detuvo un poco al notar algo inusual en dichas frutas.

Creyó ver algo moverse, pequeño y silencioso. Al revolver un poco los contenidos del estante no le parecio encontrar nada que estuviera fuera de total normalidad. Comenzó a escoger alguna fruta que le pareciera estar lo suficiente madura y dulce como para acompañarse con algunas bebidas. Al sentirse cómoda con una, la tomó con ambas manos y el terror amaneció en sus ojos.

Frente a ella se encontraba una grotesca criatura enroscada en sí misma. La observó por unos segundos cuando sintió un apabullante ardor en su mano derecha. La piña cayó lentamente al piso mientras la mujer se encogía de hombros al mismo tiempo en que retrocedía lentamente con fuego en las venas.

Un desgarrador grito perforó el silencio de hasta en ese momento semi abandonado lugar. “¡UNA SERPIENTE!” – Gritó otra mujer a todo pulmón. El pánico se desató en todos los pasillos y el caos comenzó a reinar en los corazones de todas las personas. En cuestión de momentos lo único que se podía escuchar era una combinación de gritos y pisadas que volaban a través  del aire en todas direcciones.

Un guardia de seguridad del lugar que escuchó lo que pasaba se aventuró al lugar del siniestro, pero era ya demasiado tarde. A la mujer tendrían que aplicarle un tratamiento con alcohol mientras que la pequeña serpiente desapareció sin dejar rastro alguno. Hay quienes dicen que la serpiente todavía habita en aquel lugar y solo se deja ver a los niños que suben solos al departamento de juguetes, mientras que la mujer, según se cuenta, tuvo que usar un vendaje por un mes que le causo gangrena en la mano.

Anuncios
Published in: on enero 6, 2010 at 10:09 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://amorfismos.wordpress.com/2010/01/06/terror-en-el-supermercado/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: