Nada



La hormiga levantó la vista al cielo, en busqueda de una nueva esperanza, pero lo único que alcanzó a ver fue una bola de fuego gigantesca que parecía engullir todas las nubes que se encontraban a su paso. Al encontrarse cerca del ímpacto, el agua de los mares comenzó a hervir y millones de cadáveres salieron a flote en unísono.

Los árboles se encendieron en llamaradas gigantescas y la pequeña hormiga sintió como la tierra donde estaba parada parecía convertirse en lava ardiente. El meteoro se estrelló a toda velocidad y levantó una gran nube de fuego y ceniza. La poca vida que había soportado el calor del acercamiento quedó extinguida por esa masiva explosión. No quedó rastro de criatura alguna sobre la superficie terrestre, tal vez en el fondo del mar, algo haya sobrevivido.

No más guerras, asesinatos, violaciones, golpizas, robos, asaltos, masacres, genocidios, dinero ni ideologías. Terminaron los partidos políticos, los presidentes, diputados, jueces, magistrados, policías y militares. Jamás se sabrá otra cosa pues no habrá periódicos, ni radios, televisión, computadoras, teléfonos, cámaras de video y fotografía, grabadoras ni mensajes de texto.

No más maestros, alumnos, ingenieros, licenciados, doctores ni filósofos.

Cuando quede nada, seremos iguales.

Anuncios
Published in: on mayo 27, 2010 at 7:42 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://amorfismos.wordpress.com/2010/05/27/nada/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: