La gente que se hace pendeja con lo que pasa a su alrededor lo hace porque también espera que los demás a su vez hagan lo mismo. Así puede permanecer haciendo lo que le da su gana aunque afecte a los otros, porque el acuerdo general dice que si yo no hablo tu no hablas. Este efecto es potenciado por el miedo, ya que la persona que adquiere un grado mayor de poder tiene a su disposición la mejor herramienta del mundo moderno: el dinero. Pudiendo comprar a cuanta persona se deje aumenta su área de control y así su poder, esta situación se repite hasta que pierde el poder por un hecho repentino o es abandonado a su suerte por aquellos que se alimentaron de su mano, al ser la presión ejercida desde otro foco de influencia.

Anuncios
Published in: on octubre 18, 2010 at 10:06 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://amorfismos.wordpress.com/2010/10/18/150/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: